Carta de un obrero que lee: el neoliberalismo desdela perspectiva de sus víctimas

Chira Israel

El 29 de marzo escribí una carta al Grupo Dass, empresa de capitales extranjeros quecontrola una fábrica de zapatillas en Coronel Suárez, Buenos Aires, de la cual fuidespedido sin causa, al igual que cientos de operarios en el lapso de un año. Al díasiguiente, envié mi carta a los medios hegemónicos de la ciudad, pero no fue publicada.En simultáneo, con el título «Carta de un obrero que lee», la compartí en mi perfil deFacebook sin calcular el efecto que tendría. El 7 de mayo mi carta fue reseñada por eldiarioPágina 12, en el artículo «Historias (no tan) mínimas», de Carlos Andújar; en losdías siguientes emisoras radiales de Bahía Blanca, Lanus y Sierra de la Ventanadifundieron mi caso a través de notas de prensa; y el 17 de mayo mi carta se publicóíntegra en La Izquierda Diario. Lo que viene a continuación es un testimionio de parte,la reflexión de un poeta y docente peruano —exiliado en este país desde el año 2014—sobre las consecuencias nefastas del neoliberalismo en el Perú y Argentina